Acerca de la Brujería Tradicional



 

Escena de Brujas (Hexenszene) por David Teniers el Joven
 

Acerca de la Brujería Tradicional


El Arte Magicae de Hekate, la Corriente de Brujería a la cual pertenezco, puede ser clasificado de una u otra forma en lo que se conoce como Brujería Tradicional, sin embargo, dado que es una manifestación del Arte que engloba aspectos igualmente marcados de Magia Ceremonial, resulta dificultoso enmarcarlo inamovible y absolutamente, tal y como en esencia es difícil hacer una demarcación o brecha profunda entre el Brujo y el Mago como ya quedo demostrado en mi ensayo relativo a la “Dialécticadel Mago y el Brujo”, remito primeramente a los interesados en comprender el tópico al mencionado artículo antes de continuar. Sin duda una de las características principales de la Tradición a la cual pertenezco es la mimetización de las prácticas relativas a la Brujería y a la Magia Ceremonial y es tal característica la que en primer lugar me capturo irremediablemente pues abarcaba dos prácticas que no pueden ser divididas en mí, lo cual, repito, no es en lo mínimo extraño si nos adentramos en los orígenes de las practicas mágicas. 

Durante un tiempo viene presentándose en ciertos círculos esotéricos el término “Brujería Ceremonial” para designar a tales manifestaciones del Arte. Mi recensión no es la primera, y seguramente no será la última, que logre hermanar ambas corrientes, en su tiempo personalidades como  Williamson, Cochrane y Chumbley lo hicieron, dotando evidentemente a sus respectivos cultos de una idiosincrasia única.  Si bien es una clasificación que puede sacar de apuros y que sirve perfectamente para sintetizar lo que venimos haciendo ciertos grupos, me resulta algo apresurada, como esos términos hechos para salir rápidamente de una interrogante y que en definitiva parecen poco profundos, tal vez pueda equivocarme y solo el tiempo dirá si resulta efectiva su utilización, ciertamente lo es para evitar diatribas y explicaciones excesivamente largas.

Se dice comúnmente que la Brujería Tradicional, como se la podría definir actualmente, carece de los complicados elementos ceremoniales, basándose en una aproximación naturalista y directa, y en gran medida chamánica. El hecho de que la Brujería Tradicional, y en todo esto me refiero al ámbito europeo pues es bien sabido que la Brujería abarca todas las culturas, sea conocida principalmente por los datos recopilados, mayormente de fuentes medievales, acerca de la magia popular (Folk Magic), puede reafirmar el punto anterior; y es que las practicas de altos elementos ritualisticos, con círculos cabalísticos y demás, brilla por su ausencia en los quehaceres mágicos de las Brujas de los pueblos ingleses, alemanes o escoceses. Lo que se conoce como Brujería Tradicional, en su aspecto histórico, no era esencialmente ritualistica sino practica. La Herradura encima del umbral de la puerta, la cruz de serbal para proteger al ganado, las tijeras debajo de la almohada, el limón dentro de la chimenea, eso era la Brujería medieval europea, y sus practicantes no eran solo paganos, si nos vamos al supuesto de que había politeístas en secreto en tal periodo, sino cristianos igualmente.  

Pero primero establezcamos términos claros para evitar perdernos: ¿Qué es la Brujería Tradicional?

Antes que nada la Brujería en su punto más básico y llano es una práctica, no una religión. Que yo endulce a mi Jefe para que me dé un aumento es Brujería, y allí no está incluida la comunión divina, aun cuando puedo llamar a alguna deidad o espíritu para que potencie mi encantamiento.  Que alrededor de las prácticas se hayan construido diferentes aproximaciones místicas, espirituales e iniciáticas, gracias a revelaciones e interacción con las entidades, es otra cosa. Las prácticas de Brujería, como ya he mencionado, estaban enfocadas principalmente a resultados directos y tangibles. Empero, me estoy refiriendo a la Brujería en su punto más bruto y desnudo.  

El término Brujería Tradicional se emplea actualmente, en el espectro esotérico occidental, para designar a las prácticas espirituales y mágicas basadas en la magia popular europea y en los datos históricos relativos al tema. De tal forma que no es un término exclusivamente pagano sino que, como ya sabemos, Brujo puede ser un cristiano sin problema alguno.  Es así que el sustento principal de esta práctica la encontramos en las viejas tradiciones culturales, abarcando supersticiones, encantamientos, amuletos, cuentos, saber coloquial, y documentos históricos como los juicios contra brujas conocidos. Esto no quiere decir que cultos y practicantes individuales no incluyan en sus prácticas espirituales y mágicas conocimiento e información de antiguas culturas, e.g. un practicante tradicional de Seiðr, una práctica de Brujería nórdica de considerable antigüedad, tendrá que necesariamente remitirse a fuentes mitológicas y de periodos mucho más antiguos que las recopilaciones escandinavas medievales.  Incluso practicantes de Brujería Tradicional, dependiendo de su aproximación, se remitirán a grimorios para potenciar sus prácticas e incluso a escritos tan antiguos como el PGM (2 a. C.)



De Lamiis et Phitonicis Mulieribus por Ulrich Molitor (1493)

De tal forma que la afirmación de que la Brujería Tradicional carece de elementos ceremoniales pierde validez, pues si bien no es un común en todos los practicantes, y son muchos los que se enfocan en un aspecto más simple, popular (folkish) e intuitivo, otros adoptan elementos de Alta Magia, incluyendo correspondencias cabalísticas inclusive, para así fortalecer sus quehaceres y dotarlos de mayor significación y potencia. No es de extrañar que Brujos Tradicionales trabajen en horas planetarias específicas, y yendo más lejos he conocido a otros que sin miramiento alguno emplean sellos salomónicos e imaginería judeo-cristiana, usando el propio Pater Noster como encantamiento.  

Si bien la Magia Ceremonial estrictamente se caracteriza por la alta cantidad de elementos rituales, en algunos casos nos encontramos con que en ciertas recensiones de la Brujería Tradicional esto se repite, complicando el establecimiento de una brecha profunda entre ambos y corroborando la hipótesis presentada por mí en la “Dialéctica del Mago y el Brujo”. 

¿Qué ocurre entonces con las diferentes Tradiciones y Cultos de la Brujería Tradicional si esta es solo una práctica? 

Como ya he dicho el hecho de que la Brujería Tradicional sea básicamente una práctica no quiere decir que la misma no haya evolucionado para tomar características religiosas y místicas, recordemos que, a pesar del tono analítico con el que estamos hablando, nos encontramos refiriéndonos a lo intangible, a lo mágico, en el que la interacción con las fuerzas espirituales nos permite realizar cambios en este mundo, pues así bien las Brujas empleaban elementos simpatéticos para sus conjuros estas invocaban en la abrumadora mayoría de los casos la ayuda de espíritus, siendo el más famoso el Familiar, para fortalecer y llevar a cabo sus hechizos. Incluso la recitación de una oración católica tenía como objetivo el pedir la ayuda de una fuerza superior. Como en toda practica mágica la interacción con lo que esta más allá de la carne es un elemento clave.     

El practicante de Brujería es esencialmente un individuo capacitado para comulgar con la Otredad, percibir, ver y socializar con los seres de otros planos, y es en estas interacciones y su encuentro con las entidades, sean deidades o espíritus, que se moldean y estructuran las Tradiciones. 

Es allí cuando la Brujería se convierte en el Arte propiamente dicho, y no antes. Cuando el practicante descubre a los Dioses Brujos, y su interés crece más allá de crear cambios en este plano, naciendo un deseo intenso por la trascendentalidad de la existencia y la comunión con los Poderes; es que el aspecto de devoción mística y comunión extática emerge para establecer senderos espirituales, iniciáticos y de linaje. Aquí es donde entra en escena el Viaje Sabbático y el deseo de estar frente al Maestro y la Reina Oscura, siendo participe de los Misterios. 

A esto debemos sumarle por supuesto la idiosincrasia  particular del practicante y la cultura en la cual se desenvuelva, de allí que se originen tradiciones de Brujería Tradicional variopintas, las deidades y espíritus de una región serán diferentes a las de otra, razón de que exista una rica variedad de prácticas y, a diferencia de otros sistemas modernos, carezca de un mecanismo de realización rigurosamente establecido i.e. creación especifica del Circulo, llamada de Guardianes Direccionales, etc. El momento determina la acción a tomar, si una aproximación intuitiva y sencilla o un elaborado ritual. 

Aun así existe un origen atavistico, una abstracción que une a las diferentes Tradiciones de la Brujería Tradicional y es precisamente lo que denominamos el Arte Sin Nombre, pues no existe forma de clasificarlo o describirlo, es la ciencia sagrada de los Dioses Brujos y va mas allá de los mortales el definirlo, nos topamos aquí con un Misterio y por lo tanto le corresponde a cada cual penetrar en el mismo a través de práctica y entendimiento. El Arte simplemente ES, y en un lenguaje silencioso y tácito los participantes de “eso” saben a qué se refiere. La Brujería se transforma entonces en el Arte de la Brujería, y como este se manifieste y plasme en este plano corresponde única y exclusivamente a la corriente que lo enraicé, dotándolo del mito, creencia, e imaginería adecuado. De tal manera que habrá Tradiciones eminentemente escocesas, otras irlandesas, polacas, italianas, germánicas e inglesas, entre muchas otras, cada cual con toques sui generis.

Sin embargo pinceladas en común se encuentran en las diferentes recensiones del Arte, compartiendo elementos que nos hablan de la existencia de algo trascendental y eterno, algo que une más allá del tiempo y espacio a las Tradiciones.



Imagen de mi Altar personal (El Fuego de la Reina entre los Cuernos del Maestro)

Siempre estará el Maestro, conocido con el genérico nombre del Viejo Cornudo en los círculos del Arte, a su lado la Reina Bruja, y en la distancia el Guardián, la sombra misma del Maestro. Los nombres específicos que tomen dependerán de la corriente en particular, sin embargo se mantienen en muchas ocasiones títulos y apelativos similares. 

Tales figuras, por lo menos las dos primeras, fueron adoptadas en su tiempo por el sistema conocido como Wicca, modificándolos y otras veces disminuyéndolos, en cuanto menos a lo que se refiere a las formas no iniciáticas de la misma, pues es un hecho conocido el que en la Wicca Iniciática los Dioses tienen nombres específicos y secretos y por lo tanto puede asumirse que podrían tener representaciones más tradicionales, si nos basamos claro está en el supuesto de que Gardner fuere presumiblemente iniciado en New Forest por un Conventículo tradicional; por tal razón no es de extrañar encontrarnos con representaciones similares. Aun así mucho antes de que Gardner tomara la figura del Señor Cornudo para su sistema ya en Cornwalles existía El Bucca y era adorado y respetado. 

De la misma forma resulta relevante, indiferentemente de la recension de la que hablemos, el trabajo con los Espíritus del Arte, y por supuesto con la conocida presencia del Familiar, figura que por cierto para los no entendidos en el tema dista de la simple mascota que en tan reiteradas ocasiones es llamada erróneamente Familiar por los neo-paganos modernos y que difiere mucho del verdadero Espíritu Servidor y Aliado del practicante. El gato que compraron es simplemente un gato, muy a pesar de a quien le afecten estas palabras, a menos que se cumplan requisitos necesarios, lo mismo que un fetiche será solo un objeto vacio y desprovisto de espíritu y anima sin el rito adecuado.   




Los Ritos al Aire Libre, especialmente los nocturnos de ser posible, constituyen un pilar imperativo en la Brujería Tradicional y no es de extrañar que los mismos Dioses y Espíritus los soliciten directamente

Como tal existen otras características que comparten las Tradiciones del Arte, y yo mismo me he sorprendido al encontrarme con similitudes en corrientes que inicialmente pensé eran disimiles a la mía y ha sido una sorpresa mutua, lo cual nos da un indicio de que en el fondo el Arte Sin Nombre parte de un elemento quintaesencial. Sin embargo tal tema escapa de la disertación actual y corresponde a una discusión de un talante más etérico y profundamente espiritual.  
   
Aun así como existen estos elementos en común hay muchos otros que varían de una recensión a la otra y que precisamente convierten a la Brujería Tradicional en una rica manifestación compuesta por corrientes tanto particulares como interesantes, y siendo diferente no solo de culto en culto sino igualmente de individuo a individuo, pues no podemos pasar por alto el hecho de que una gran mayoría de Brujos Tradicionales llevan practicas solitarias, y se sienten cómodos de esa forma sin inclinaciones a trabajar en grupos. Existen Brujos Tradicionales iniciados en corrientes familiares, otros gracias a un solo maestro, algunos por Conventículos, y otros por el llamamiento directo de los Poderes al despertar la Llama Interna. Y todos comparten el hecho irredimible de que practican activamente la Brujería, la desnuda, bruta, y directa.

Entre algunos practicantes la devoción a la deidad no tiene cabida, enfocándose exclusivamente en el culto a los Ancestros, otros ni siquiera rinden culto a sus Antepasados sino que se centran únicamente en realizar encantamientos y hechizos, y llaman a los Espíritus cuando son necesarios, dándoles la paga correspondiente. Habrá otros que interactúan mayormente con las fae y demás espíritus de la naturaleza, mientras que hay individuos que se decantan por la comunión constante con los Altos Señores. Unos celebran cuatro Festividades Estacionales, algunos únicamente dos, y otros seis u ocho. Se encontraran con practicantes que emplean elementos cristianos en sus ritos y conjuros, usando hábilmente salmos bíblicos, y otros se enfocan en el saber popular de la tierra de su Tradición, sea inglesa, nórdica, griega o la que fuere.



Altar Necromantico (Fuente Desconocida)

Nos encontraremos con individuos, recensiones y cultos que se enfocan en trabajos con la naturaleza, el entendimiento de las estaciones, el clima y un deseo por ser uno con la Madre Tierra, algunos por otro lado se convierten en habilidosos expertos de la necromancia y el contacto general con la Gente Pálida; mientras que otros tienen como objetivo la Ascensión espiritual más elevada, en una búsqueda por la gnosis más profunda y arcana de los Dioses Brujos, sumergiéndose en las practicas más oscuras y riesgosas. De la misma forma habrá personas que preferirán el termino de Brujo/a, otros el de Pellar, algunos el de Mago/Magus, o el rimbombante “Artista Divino” de Chumbley, y otros sencillamente prefieren ser llamados “Practicantes”. 

En verdad una casa de muchas habitaciones es la Brujería Tradicional, y resulta en definitiva un término que abarca un cuantioso numero de ricas manifestaciones. 

Puedo continuar hablando acerca de tópicos relacionados, como el uso de los huesos, fetiches, sangre y demás en el Arte, elementos vistos con reticencia por la gran mayoría de movimientos neo-paganos de la actualidad, y que son empleados sin problemas por los practicantes, sin embargo creo que he dado en el punto que deseaba y mayores explicaciones serian innecesarias de momento. Es mi deseo que esta Entrada, una que creo tarde mucho en escribir pues no tenía el ánimo necesario y es un tema que puede ser complicado y hasta controversial, haya aclarado dudas. Me parece que es importante que se entienda este tópico para evitar confusiones y mal interpretaciones, considero que es mi deber como practicante activo de esta corriente contribuir al entendimiento de la misma, además de que les será útil a la hora de entender mejor mis escritos.  Pienso que las etiquetas a veces no son necesarias, pueden restringirnos y encasillarnos, aun así este es una de esas ocasiones en las cuales pueden ser útiles para facilitar comprensión.  

De la misma forma invito a mis lectores a continuar profundizando en el tema y a sacar sus propias conclusiones. Cualquier interrogante al respecto, y que merezca serlo, puede ser remitida, como es costumbre, a mi correo de contacto, en el cual estaré abierto a responder, en la medida que me sea posible, sus consultas y dudas.




A la Sombra del Tridente
Frater G.S

6 comentarios :

  1. tremendo reportaje lo felicito se ve que usted sabe, lastima que no lo conozco personalmente para aprender mucho sobre esta rama, lo felicito espero conocerlo algún dia.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado! Gracias por compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos,

      Me alegra que haya sido útil para usted, Yolanda Benages.

      Eliminar